Para tu bebé tu leche, para ti Purita Mamá

Purita mamá es una lecha elaborada especialmente para las mujeres en etapa de embarazo o amamantamiento.

Es una leche semidescremada por lo que ayuda a mantenernos en un peso adecuado.

Contiene vitaminas y minerales de importancia en esta etapa de tu vida.

Además contiene DHA, ¿Qué es este DHA? Una grasa fundamental durante el embarazo y primeros meses de vida ya que ayuda en la formación del sistema nervioso (cerebro) y de la retina (visión) de tu bebé.

 

¿Cómo preparamos Purita Mamá? Para una taza de 200 ml (taza de té) agregar agua tibia hasta la mitad, luego 3 cucharadas soperas de Purita Mamá, disolver bien y agregar más agua tibia hasta completar.

Es importante que cada vez que prepares tu Purita Mamá lo hagas con agua tibia, nunca recién hervida, pues el DHA que se le ha agregado exclusivamente para ti se pierde en altas temperaturas.

¿Existen otras formas de preparación? ¡Claro que sí! Puedes agregarle café Ecco para mejorar su sabor, prepararla con frutas como plátano o duraznos en verano, sirve para postres de leche, recordando que no debe ser sometida a cocción.

Cada vez que consumas tu Purita Mamá recuerda que estás consumiendo un alimento completo tanto para ti como para tu bebé.

 

 

Por otro lado, la Lactancia Materna corresponde a una de las etapas de mayor importancia de tu bebé. Existe una complementariedad entre el desarrollo biológico, físico y emocional.

Es importante saber que la leche que le entregas a tu bebé es adecuada a la etapa en que se encuentra, así si una madre tiene a su hijo/a de forma prematura, la leche que produzca será adecuada a las semanas de gestación y formación de órganos de su bebé, misma situación en embarazos de término.

La primera leche entregada por la mamá se llama Calostro y tiene una duración de entre 2 a 5 días, además de entregar los nutrientes necesarios para el crecimiento del bebé contiene unas sustancias fundamentales para el desarrollo del sistema inmune de tu bebé, por lo tanto lo estamos ayudando a evitar enfermedades.

Cuando amamantes a tu bebé date el tiempo que corresponde, entrégale no sólo alimento, si no también amor y protección, acomódate y mira a tu hijo/a a los ojos, disfruta ese momento de intimidad que existe entre ustedes dos, este vínculo que se crea es fundamental para el desarrollo de tu hijo/a. El apego comienza desde que das a luz, y garantiza el desarrollo emocional adecuado de tu bebé, esta instancia marcará la relación con los afectos de él/ella para el resto de la vida.

Procura entregar sólo lactancia materna hasta los 6 meses de vida, este alimento es suficiente para el correcto desarrollo de tu bebé, por lo tanto no necesita nada más.

 

Natalia Cordero Acevedo

Nutricionista

Departamento de Educación, Galvarino

Sobre ismael